martes, 21 de julio de 2015

Antonio Del Río Jarillo (1905 - 1939) - Benarrabá


 


Nacido en Benarrabá en 1905 (Málga), fue  presidente del sindicato único de trabajadores  (CNT)  de esta localidad desde su fundación hasta el 29/9/1936, día en el que entraron las tropas franquistas en la guerra civil..

Según las fuentes consultadas,  el sindicato contaba con unos cien afiliados y desarrolló su actividad de forma pacifica y legal desde su creación hasta el inicio de la guerra.  El centro obrero ubicado en c/ Mesón  nº12 se constituyó amparandose en la legislación republicana de 1932.

El centro obrero fue clausurado el 13 de abril de 1934, también por decisión gubernamental y de forma general en todo el país, tras los sucesos e Asturias,  siendo requisados los registros jurídicos, libro de  afiliados, así como  mobiliario y bienes.

Como  presidente del centro de la CNT de Benarrabá fue detenido en los primeros meses de enero de 1935 por participar en una huelga, permaneciendo encarcelado dos meses.

En relación a la  clausura del sindicato en el año 1934,  Antonio del Rio se encontró con la negativa de la corporación municipal a permitir la reanudación de sus actividades y la recuperación de los libros de registros y bienes tras la suspensión legal de tal prohibición.
  
Antonio se dirige al Gobernador civil en abril de 1936 exigiendo su intervención y demandando el cumplimiento de la legalidad, que vulneraban los componentes de la corporación municipal  conservadora en Benarrabá (monárquicos y caciques según propias palabras).  La jefatura de la guardia civil mantuvo la complicidad con el alcalde en este punto, negando en sus informes la existencia de tal organiación sindical en Benarrabá.

                             

La reapertura tuvo lugar el 21/3/1936 por orden expresa y taxativa del gobernador… poco quedaba para el levantamiento militar y la guerra civil.
El 19 de julio, con el inicio de la guerra, los trabajadores asaltaron el cuartel de  la guardia civil y requisaron las armas, los guardias civiles se marcharon de manera pacífica del pueblo y desde este día hasta el 29 de septiembre de 1936  se instauró la resistencia miliciana y se creó el comité de abastos, cuya sede estaba en la Iglesia. Las requisaciones y exigencias sobre los pequeños propietarios fueron  en gran medida descontroladas y abusivas.

Es reconocida la figura de Antonio del Río en Benarrabá por su moderación en el complicado contexto histórico que le tocó vivir, apareciendo como principal valedor en  la protección de la vida de los presos conservadores  durante  los dos meses que duró el periodo revolucionario y asambleario en el pueblo, a pesar de la conducta  desleal  que los mismos conservadores habian tenido desde el Ayuntamiento  hacia el sindicato meses atrás.

No hubo muertos en Benarrabá en todo el periodo asambleario de dirección anarquista -que se inicia el 19 de julio y termina el 29 de septiembre de 1936-  fecha en la que entraron las tropas franquistas. Los milicianos anarquistas,  unos sesenta según fuentes consultadas,  con Antonio del Rio al frente, se retiraron estratégicamente a Genalguacil antes de que entraran los golpistas en el pueblo.

En Genalguacil  se estableció la línea del frente y  desde allí  intentarían meses después el contrataque. De este modo las tropas franquistas  entraron en el pueblo sin resistencia alguna. El contrataque republicano se intentó en diciembre de 1936 y fue fallido,  las fuerzas republicanas nunca más regresaron a Benarrabá.

Desde  Genalguacil fue Antonio a Estepona y allí se integró como miliciano de la 2ª Centuria 5º Grupo. En Estepona  fue ascendido a Sargento de milicias y de allí partió hacia Málaga el 14 de enero de 1937.

En Málaga permaneció hasta la entrada de las tropas nacionalistas, italianas y alemanas y de aquí sale Antonio del Río con el Batallón Fermin Salvochea, llegando al campamento Viator de Almería, donde fue ascendido a Alférez.

El 23 de marzo sale hacia Torredelcampo y el 20 de abril se incorpora a primera linea del frente en Pozoblanco. Allí enferma y es trasladado al Hospital de Jaén donde permaneció hasta el 27 de junio en que de nuevo se incorporó al frente en Pozoblanco; cayó nuevamente enfermo y fue evacuado al Hospital de Ciudad Real y de allí a Castellón y Alicante, hasta final de octubre en que se incorporó de nuevo a su Batallón en Carcagente.

Llega al frente de Teruel el 14 de diciembre donde toma parte en la Batalla del Ebro, de nuevo es evacuado por enfermedad a un hospital en la provincia de Cuenca donde permanece hasta el 16 de enero, incorporándose a su Batallón en Villastar y saliendo para el frente de Utrillas en Febrero. El catorce de ese mes, su Brigada intenta una filtración en el frente nacionalista llegando hasta cerca de Vivel del Río, donde a la mañana siguiente fueron  todos ellos apresados.

Antonio fue reconocido en el año 2011 en su pueblo como referente de buena vecindad y valedor de la vida de sus vecinos.  Él  hizo diferente la historia en Benarrabá respecto a la de otros pueblos del entorno.


Por desgracia las tropas fascistas  no correspondieron a la moderación previa liderada por Antonio del Río, fusilando a nueve vecinos inocentes el 3/11/1936, republicanos azañistas moderados algunos  de ellos. 

En el Consejo de Guerra que se celebra el 7 de febrero de 1939, presidido por Antonio Escobedo Góngora, teniente coronel de la Guardia Civil, el fiscal pidió para Antonio del Río la pena de muerte y el defensor, otro militar impuesto, la absolución por falta de pruebas sumariales. La sentencia dictada el mismo día le condena a la pena de muerte, a pesar de que en la misma se reconoce que evitó se cometieran asesinatos en Benarrabá. Dos meses después (9/6/1939) ya terminada la guerra, fue fusilado en el cementerio de San Rafael.



                           

Escrito por Antonia Barroso Ruiz  para el blogs Memoria Histórica CNT-AIT Málaga


Fuente documental: Togado Militar de Málaga


No hay comentarios:

Publicar un comentario